Saltar al contenido

¿Dónde se pone el anillo de boda? Aclara todas tus dudas

Son muchas las historias que se ciernen en torno a cómo surgió el uso de los anillos de boda. Las primeras corrientes aseguran que en la época de los bárbaros, estos empleaban grilletes o argollas para raptar a las damas de pueblos aledaños y desposarse con estas.

Otras historias con algo más de romanticismo cuentan que los egipcios fueron los primeros en usar un aro como símbolo de amor y unión, y escogieron precisamente este tipo de prenda porque para ellos, igual que la forma circular del aro, en el cual no se aprecia donde empieza y dónde termina su unión, el matrimonio viene a representar lo mismo; un círculo que no tiene fin y traspasa la muerte, de hecho el hoyo del anillo significa “amor inmortal”.

En el Imperio Romano, el empleo de estas argollas se hizo más formal, pues durante esta época se inicia el cristianismo y con él se estableció la costumbre del matrimonio católico, ritual en el cual los contrayentes se intercambiaban las alianzas como símbolo unión, e incluso resultaba algo elitista el uso de estos anillos, pues cuando se trataba de parejas de pueblos pobres los aros solían ser de hierro, mientras que los novios de clase alta que decidían desposarse intercambiaban aretes fabricados en oro y plata.

Desde aquél entonces, muchos años han transcurrido y actualmente los anillos de boda, continúan siendo el símbolo del amor y unión de los contrayentes, representando un compromiso que ciertamente culmina hasta que la muerte los separe.

Hoy día estos siguen fabricándose a base materiales que perduran el tiempo como el oro, la plata o el platino y cada vez sus diseños son más cómodos y fáciles de llevar…después de todo es una prenda que los esposo llevarán por siempre.

¿ en que mano se pone el anillo de boda?

En qué mano se pone el anillo de boda

Más allá del bello compromiso que simboliza el uso de estas argollas, son muchas las interrogantes en torno a estas, y quizás la que más curiosidad causa es en qué mano debe usarse el anillo de boda.

Lo tradicional es que los novios mutuamente intercambian los aros, colocándolos normalmente en el cuarto dedo de la mano izquierda, a este dedo se le conoce con el nombre de Anular, aunque existen algunas excepciones como en India, Grecia, Austria, Ucrania y Noruega en las que las alianzas se colocan en la mano derecha, esto depende de las tradiciones y creencias de estos países.

Aclarada la interrogante de cuál es la mano en la debe usarse el anillo de matrimonio, surge la curiosidad de ¿por qué debe llevarse en el dedo anular?, según una convincente explicación china los cinco dedos la mano simbolizan el núcleo familiar, el pulgar representa a los padres, el índice a los hermanos, el dedo medio a uno mismo, mientras el anular representa a la pareja y el meñique a los hijos. Si colocamos ambas manos con las palmas enfrentadas, replegando el dedo medio hacia adentro para posteriormente unir los dedos restantes yema contra yema, mientras intentas separar primeramente a los pulgares que vienen a ser la representación de los padres, estos se abrirán, pues los padres no están destinados a vivir el resto de la vida con sus hijos.

Si intentamos separar los dedos índices, los cuales simbolizan a los hermanos, ellos también se abrirán, pues tus hermanos harán sus vidas y tomarán rumbos diferentes con cada una de sus familias.

Separar los meñiques que representan a los hijos también será posible, puesto que es ley de vida que los hijos al crecer abandonen el hogar y logren afianzarse hasta casarse y conformar su nuevo hogar. Cuando intentes separar los anulares te sorprenderá comprobar que no será posible lograrlo porque los esposos están destinados a estar juntos por siempre.

de que lado de la mano se pone el anillo de bodas

De qué lado se pone el anillo de boda

Otra versión respaldada por la religión cristiana, es la constatada por San Isidro, en la que según el dedo anular de la mano izquierda, también conocido como “el dedo del anillo” posee una arteria llamada amoris o “vena del amor” que va directo al corazón, por lo que colocar la argolla matrimonial allí es el mayor símbolo de afecto y convivencia entre los esposos.

Aunque la alianza matrimonial es el símbolo por excelencia del compromiso adquirido durante la ceremonia nupcial, en la cual la pareja juró amor eterno ante Dios y otras ante las leyes civiles, su uso es netamente tradicional, forma parte de una bonita costumbre pero no es un elemento fundamental o imprescindible para contraer matrimonio; emplearla o no, no imposibilita que se lleve a cabo la ceremonia, por lo que la celebración una boda sin la liturgia de los anillos es completamente válida, tanto en lo religioso como en lo civil.